Aunque Iker Casillas está fuera de peligro tras sufrir un infarto al miocardio el martes pasado, la realidad es que el guardameta español difícilmente podría volver pronto a las canchas o incluso habría terminado su carrera.

Es por ello que en el Porto ya estarían pensando en el suplente del histórico guardameta y una de las opciones que maneja el club de los Dragones, sería la de Francisco Guillermo Ochoa.

El arquero mexicano del Standard Liege termina esta temporada su contrato con el conjunto belga, por lo que trascendió que el club portugués habría puesto sus ojos en él, ya que llegaría libre a sus filas, además de que ya posee pasaporte europeo y no ocuparía plaza de extranjero.

A Paco Memo también le favorece que en el club hay dos mexicanos: el capitán Héctor Herrera y Jesús Manuel Corona, quienes podrían ayudar a gestionar la llegada del arquero, que a sus casi 34 años, llegaría a uno de los clubes más importantes de Europa.