El estadunidense saca tres golpes de ventaja a un trío de jugadores en el que destaca el inglés Justin Rose, en el torneo celebrado en Shanghái

Tony Finau luchó gran parte del sábado en el WGC-HSBC Champions, que se disputa en el club Sheshan International de Shanghái, y logró mucho más de lo que imaginaba.
El estadunidense cerró con tres birdies consecutivos para un 70 (-2) y mantuvo su ventaja de tres tiros sobre un terceto formado por sus compatriotas Xander Schauffele y Patrick Reed y el inglés Justin Rose.
“No había necesidad de entrar en pánico”, dijo Finau. “Sólo tuve que jugar un buen golf en la recta final, y pude hacer eso”.
Finau estuvo a punto de caer tres tiros en el hoyo 16 después de que Rose logró birdie. Finau golpeó una cuña que salió muy corta, rodó en un putt de birdie de 20 pies desde el green para mantenerse dentro de dos tiros, con birdies en los hoyos 17 y 18.
Rose perdió una gran ronda con un acabado descuidado y tuvo que conformarse con 70 golpes en su tercer recorrido.
“Hay tres muchachos con 10 bajo par que presionaran fuerte, pero no hay nada que perder mañana (hoy). Estoy jugando bien, sintiéndome bien”.
Finau, con acumulado de 203 golpes, afronta la última jornada con poco margen de error aunque en la tercera supo controlar los nervios para mantener esa ventaja de tres impactos que puede resultar más que importante de cara a los últimos 18 hoyos.
El mejor español es Rafa Cabrera que se mantiene en el puesto dieciséis a 11 golpes del líder. Del resto de españoles, Jon Rahm, octavo en el ranking mundial, ascendió al puesto 26 tras firmar una tarjeta con 69 golpes, la mejor en lo que llevamos de torneo, mientras que Adrián Otaegui bajó hasta el puesto 55 y Jorge Campillo está en el puesto 62.