Ciudad de México – A Tom Brady no le basta con ser el quarterback más ganador en la historia de la NFL. El emblema de New England Patriots confirma que jugará la temporada entrante para buscar quebrar otro récord ligado al Super Bowl.

El número 12 de los Pats intentará ser el primer mariscal que se corona en la NFL con 40 años de edad, que para él serán 41 a partir de agosto.

«Tengo objetivos personales, quiero seguir jugando por encima de los 40 ya que siempre se dijo que nadie podía ganar el Super Bowl por arriba de esa edad. Cuando tenía 36 años me dijeron que tres años más porque ‘No puedes seguir jugando: nadie gana Super Bowls (a esa edad)’. Es un gran reto para mí, toda mi vida he sido retado y siento que puedo lograrlo», dijo.

Mucho se rumoró durante la campaña pasada, en la que perdieron el Super Bowl frente a Philadelphia, que la relación entre Brady y el coach Bill Belichick vivía sus horas más bajas e incluso se habló de un rompimiento, algo que negó el jugador.

«Tengo una magnífica relación con el entrenador y de total respeto, creo que es el mejor coach en la historia de la liga», comentó.

«Cuando has estado en el mismo equipo por tanto tiempo tienes relaciones duraderas, fluyen como cualquier otra, pero no hay nadie más para quien me gustaría jugar o comprometerme más que con el equipo con el que he estado tanto tiempo, con los aficionados y la comunidad».