Redcción

Fotografía: COC

La colombiana Caterine Ibargüen ha disputado en Tokio-2020 sus últimos Juegos Olímpicos pero no tiene claro cómo será el futuro de su carrera, puntualizó este jueves la oficina de su agente en un segundo comunicado, enviado dos horas después de un primer texto en el que se había anunciado su retiro definitivo como atleta.

«La saltadora colombiana Caterine Ibargüen anunció que la cita olímpica de Tokio-2020 serían sus últimos Juegos, pero aún no ha terminado (su carrera) y sus planes inmediatos son volver a Portugal y seguir entrenando en su base de entrenamiento», aclaró el segundo comunicado para corregir lo anunciado en el primer texto.

La gran estrella de la historia del atletismo colombiano tiene ahora un futuro muy incierto y parece complicada su continuidad a un alto nivel, también por los problemas físicos en la parte final de su carrera.

De lo que sí se ha despedido es de los Juegos Olímpicos, un evento en el que debutó en Atenas-2004 cuando competía en salto alto y donde ha logrado dos medallas, ya tras reconvertirse al triple salto, la plata de Londres-2012 y sobre todo el oro de Rio-2016, el momento cumbre de su carrera deportiva.