Redacción

Pintado con colores de Chivas y el América. Los eternos némesis del futbol mexicano fueron los protagonistas de un debut soñado y victorioso de la Selección Mexicana en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, ya que con goles de Alexis Vega, Sebastián Córdova y Uriel Antuna -además de Eduardo Aguirre- se derrotó de manera contundente por 4-1 a la Francia de André-Pierre Gignac, quien marcó el único de su equipo.

El Tri del Jimmy Lozano fue mucho mejor en los primeros minutos y en un lapso de 60 segundos dispuso de dos muy claras.

Al 47′ se gritó gol por primera vez en Tokio 2020 gracias a un cabezazo de Alexis Vega, quien de inmediato fue a agradecerle a Diego Lainez su enorme jugada y centro «con la chueca» que lo dejó pleno en la línea del área chica.

Sebastián Córdova nos hizo gritar nuevamente en plena madrugada mexicana el 2-0, encontrándose increíblemente solo para fusilar de zurda al portero Bernardino.

No podía ser otro que André-Pierre Gignac quien le hiciera la maldad a México desde los once pasos, aunque Ochoa estuvo cerca de atajarle.

Uriel Antuna entró a la cancha por Lainez e hizo efectivos sus minutos. Primero con un derechazo que le sacó pintura al poste al 77′, pero dos minutos después tuvo la segunda que no perdonó con un maravilloso zurdazo que pegó en la base del poste y decretó el 3-1.

Y para cerrar la fiesta, ya al minuto 90 y en su primera pelota tocada en el campo, Eduardo Aguirre no se quedó «Mudo» en las celebraciones porque aprovechó un regalo en el área que sentenció el 4-1 final con el que México firmó su mejor debut en la historia de Juegos Olímpicos, poniendo a soñar a millones con que la medalla es posible y, por qué no, que sea del mismo color que en Londres 2012.