Una mujer de nombre Kinsey Wolanski logró burlar la seguridad del Estadio Wanda Metropolitano y saltó al campo de juego mientras se realizaba laFinal de la Champions League entre el Liverpool y el Tottenham.

La mujer, quien vestía un body blusa y unos tenis blancos, logró correr hasta el centro del campo mientras transcurría el minuto 18 del encuentro y ahí fue alcanzada por los policías quienes la sacaron del rectángulo verde.

Las cámaras de televisión de inmediato evitaron tomar la escena y se centraron en las bancas de ambos equipos mientras la mujer era sacada del partido para evitar darle algún tipo de publicidad fuera de lo deportivo.