Redacción RK

La temporada 2020-21 de la NBA tendrá un cerrojo espectacular cuando los Phoenix Suns y los Milwaukee Bucks choquen en unas Finales sin precedentes, con una franquicia buscando su primer anillo y otra con hambre de terminar con 50 años de sequía.

Los Suns se convirtieron en la más grande revelación de la campaña en el momento que el veterano base Chris Paul se unió a la franquicia proveniente de los Oklahoma City Thunder y de inmediato mostró su valor al comandar a un equipo de jóvenes talentos como Devin Booker y DeAndre Ayton.

Con Chris Paul al mando, los Suns consiguieron el segundo mejor récord de la Conferencia Oeste (51-21), regresando a la postemporada por primera vez tras diez años de ausencia, en los que acumularon una marca de 306 victorias y 489 derrotas, con solo una campaña ganadora en ese lapso (2013-14).

Del otro lado, los Milwaukee Bucks son otra franquicia con grandes aspiraciones, pero con la incertidumbre de no saber si su máxima figura, el griego Giannis Antetokounmpo, podrá estar disponible para el arranque de la serie, luego de que en la Final de la Conferencia del Este ante los Atlanta Hawks sufriera una lesión en la rodilla.