Redacción RK

Mike Tyson y Roy Jones Jr. dieron un viaje al pasado para revivir sus viejas glorias en una noche llena de melancolía y golpes.

Luego de ocho intensos rounds en el Staples Center de Las Vegas, Mike Tyson y Roy Jones Jr. empataron en una pelea en la que mostraron destellos del talento que los llevó a convertirse en dos inmortales del deporte.

El evento de la Legends Only League incluyó tres peleas preliminares, en la primera Jamaine Ortiz noqueó a Sulaiman Segawa en peso ligero, después Badou Jack arrolló a Blake McKernan por decisión unánime en peso semicompleto y Jake Paul propinó un terrible nocaut al ex basquetbolista Nate Robinson en el segundo round de su pelea de peso semicompleto.

Cuando llegó el turno de las leyendas, no decepcionaron. Roy Jones Jr., subió al ring con una indumentaria color blanco, morado y amarillo, en homenaje a Kobe Bryant, que perdió la vida durante enero en un accidente aéreo. Posteriormente, Mike Tyson saltó al ring tras 15 años en el retiro.

Sin desperdiciar minutos para estudiar al oponente, apenas se escuchó el campanazo inicial, ambos combatientes fueron al frente para buscar los primeros golpes en su favor, sin embargo, al ver el ímpetu de ‘Iron Mike’, Jones decidió el camino de los abrazos para salir ileso de la derecha rival, que lo conectó en un par de ocasiones durante el primer asalto, así como un recto al abdomen con la zurda en el segundo.

Mostrando destellos de sus viejas glorias, Tyson mostró mucho más pegada, juego de pies y movimientos corporales con respecto a Jones, cuya principal arma fueron los jabs, a la espera de que el fondo físico contrario se agotara.

Conforme el combate se desarrolló -con más segundos con los brazos entrelazados que intercambiando golpes-, Tyson mostró dominio en las acciones ante un oponente más joven, que se cimbró mayormente en el quinto asalto gracias a un volado con izquierda directo al rostro y también con otro más al filo de su desenlace.

En el último par de episodios, Mike Tyson demostró que, a sus 54 años, aún tiene pólvora en los guantes y puede repetir la nostálgica hazaña frente a otro veterano oponente.

A pesar de que Mike Tyson fue claro ganador en la pelea de exhibición, el juez alzó el brazo de ambos competidores, como reconocimiento a su entrega durante ocho rounds y al profesionalismo que mostraron en el Staples Center de Los Angeles, California, luego que los jueces Christy Martin, Chad Dawson y Vinny Paz dieron empate.