Redacción RK

La historia está para reescribirse, y la jamaicana Shelly-Ann Fraser-Pryce lo tiene todo para grabar su nombre con letras doradas en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

A pesar de tener 34 años, la edad no ha sido un problema para la velocista. Ostenta el récord de ser la segunda mujer más rápida de la historia en los 100 metros, gracias a la marca que impuso a principios de junio en su natal Jamaica.

Conocida como Pocket Rocket (Mommy Rocket a partir de que se convirtió en madre), el 5 de junio rompió el récord nacional de Jamaica en los 100 metros, bajando el tiempo de 10.70 a 10.63. Posee dos oros olímpicos y es una nueve veces campeona del mundo, además de tener en su poder otro puñado de récords.

Con el nacimiento de su hija Zyon en 2017, los cuestionamientos llegaron sobre si sería capaz de volver a su forma tras haber dado a luz; no obstante, Pryce le mostró al mundo una nueva faceta, donde es incluso aún más veloz que en años pasados.

Tras caer ante su compatriota Elaine Thompson en Rio 2016, ahora llega como la gran favorita para dominar la pista, ya que Thompson ha tenido que lidiar con lesiones y además, la suspensión de la estadounidense Sha’Carri Richardson le dejan la vía al oro prácticamente libre.