Se queda pelota voladora en LMB y pitcher López se siente en desventaja

Beisbol MLB Portada

La pelota «voladora» sigue en debate en la actual campaña de la Liga Mexicana de Beisbol, con Javier Salinas, CEO del circuito, al citar que el creciente bateo viene desde hace años, y el pitcher Arturo López que se siente en desventaja con la esférica de la marca Franklin.

«Hay que ser claros, tenemos 2.7 jonrones por juego en esta temporada, contra el 1.8 de la campaña pasada, eso es un cuadrangular más por partido. La Liga realizará un análisis en el que se acredite como se ha desarrollado el crecimiento del poder ofensivo, tanto en México como a nivel mundial», dijo Salinas en entrevista colectiva.

Argumentó también que en 2017 y 2018 se pegaron 300 cuadrangulares con la anterior marca de pelotas y nadie dijo nada, porque «nadie hace un análisis serio ni se pone a investigar».

En defensa señaló que «vamos en línea de romper el récord de ponches de la liga, alcanzamos prácticamente cinco mil chocolates y si sigue esta tendencia vamos a pasar los 13 mil al final de la temporada, lo que quiere decir que la pelota tiene buen agarre y rompe bien».

También dijo que «hay un cruce de situaciones y nadie ha visto que en los últimos ocho juegos, cuando llegó la humedad, el promedio está por debajo del año pasado, de 1.7 cuadrangulares por encuentro. Además, no saquemos conclusiones prematuras. No, no va cambiar la pelota».

Dijo que se ha dado más espectáculo en esta temporada, porque ya se dio un incremento del 8.5 por ciento en la asistencia en comparación al año pasado. Este fin de semana se llegó a dos millones de personas en los estadios y la campaña anterior se juntaron cuatro millones.

«Si analizamos la liga en los últimos tres años, antes de mi llegada, la competitividad iba para arriba. Arturo López me acaba de decir que está muy brava. Ha subido el nivel de la competencia», señaló.

La otra cara de la moneda referente a la pelota «voladora» la presentó el pitcher Arturo López, quien obviamente desde su posición sufre los cuadrangulares que recibe, por la ligereza de la esférica.

«La pelota, es obvio, sí está más liviana que la anterior. Uno cuando agarra la pelota no se nota la diferencia, está prácticamente igual, pero sí, en el impacto con el bate sientes que vuela un poco más», dijo el serpentinero.

Confió en que la Liga hará ajustes. «En cuestión de los lanzamientos rompientes, en lo personal, siento que, en la altura de la Ciudad de México, rompen menos y la bola vuela más».

Argumentó que los pitchers se han dado cuenta que con la pelota Franklin el rompiente «sí hace más efecto, pero al momento del impacto vuela más».

Mencionó que a los pitchers sólo les queda ajustarse, pero de acuerdo a las estadísticas «este año los bateadores están por encima de nosotros. Vamos a terminar con una efectividad muy baja y los bateadores con cifras altas y demasiados jonrones y no les puedo quitar el crédito».

Afirmó que «es inevitable decir que la pelota no vuela más que la anterior, eso lo saben los jugadores, ustedes y los aficionados, y nosotros nos tenemos que ajustar con la pelota que sea».