Adaptado al clima y al horario, el boxeador mexicano Saúl «Baby» Juárez cumplió con los exámenes médicos y se declaró listo para retar al japonés Ken Shiro el próximo domingo en el Ota-City General Gymnasium de esta ciudad.

La Comisión de Box de Japón realizó las pruebas de rigor al «Baby» Juárez y a Ken Shiro y ambos están en condiciones de pelear por el cetro minimosca del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el cual expondrá por quinta ocasión el pugilista nipón.

«Me siento ya adaptado al horario y al clima, no hay ninguna novedad y ya solo manteniendo el peso para bajar muy poquito el último día y todo bien», dijo el capitalino, quien presenta récord profesional de 24-8-2, 13 por la vía del nocaut.

El mexicano, quien tendrá su quinta pelea fuera del país, primera en Japón, no tuvo problemas para cumplir con los parámetros médicos y dejó en claro que su proceso de adaptación al clima, horario y altura ha sido satisfactorio.

«Me he adaptado bien, gracias a Dios no hace tanto frío como esperaba. Hemos entrenado muy fuerte en el gimnasio de Teiken con mi padre y con el señor Ricardo Maldonado, que nos acompaña en todo momento; nos han tratado bien en Japón», añadió.

Ken Shiro, quien marcha con paso invicto de 14-0, ocho nocauts, también aprobó de manera satisfactoria las pruebas médicas y está listo para defender el cetro que ganó al mexicano Ganigan López.

Ambos pugilistas ofrecerán este viernes la última rueda de prensa rumbo a la función y un día después deberán cumplir en la báscula, listos para la función del domingo, en la que habrá otras dos peleas de título mundial.

El japonés Masayuki Ito (24-1-1, 12 KOs) realizará la primera defensa del cetro superpluma de la OMB contra el invicto ruso Evgeny Chuprakov (20-0, 10 KOs), y el nipón Takuma Inoue (12-0, 3 KOs) va por el vacante interino gallo del CMB con el tailandés Tasana Salapat (48-0,33 KOs).