«Yo viví en Saltillo y recuperé el gusto del futbol porque en aquellos momentos en Argentina se vivía una crisis económica muy grande y una ola de violencia en los espectáculos; en México me hice aficionado de Santos Laguna y ahí recuperé el gusto por el futbol».

El aficionado y periodista recordó que jugadores como Jared Borgetti fueron los que le hicieron volver a vibrar por un deporte que ama desde que era niño.

“Me hice aficionado de Santos, me identifiqué con su forma de juego, con jugadores como Jared Borgetti, el Pony Ruiz, el Pity Altamirano, y todos ellos me eran futbolistas fantásticos».