Redacción

Fotografía: Getty Images

«Lo peor ha quedado atrás», declaró la leyenda del tenis Roger Federer, que a mediados de agosto declaró que tenía que someterse a una nueva operación en una rodilla y que estaría alejado de las pistas varios meses.

«Lo estoy haciendo bien, la rehabilitación está progresando paso a paso», señaló el suizo, que cumplió 40 años en agosto, en un evento celebrado en Zúrich con su patrocinador Mercedes-Benz.

Federer estuvo de baja un año, en el que se sometió a dos cirugías en su rodilla derecha. Regresó esta temporada, pero solo pudo disputar 13 partidos, el último los cuartos de final de Wimbledon. Luego anunció que necesitaba una tercera operación.

«Lo peor está detrás, estoy deseando que ocurran cosas. Cuando vuelves de una lesión, cada día es un día mejor, es una época excitante», continuó.