El mexicano presentó su filme en el Festival de San Sebastián.

Ganadora del León de Oro en Venecia y candidata a los Óscar por México, Roma va camino de convertirse en una de las grandes películas del año. Su director, Alfonso Cuarón, aseguró, a su paso por el Festival de Cine de San Sebastián, que el 90 por ciento de las imágenes nacen de su memoria.

“La película está rodada en los mismos lugares donde sucedieron los eventos o reproducidos al milímetro”, señaló el ganador del Óscar a mejor director por Gravity (2013), quien reconoce que hubo “algo perverso” en revisitar tan fielmente su propio pasado.

Cuarón llegó ayer a San Sebastián y apenas estará unas horas para promocionar el filme, que se proyecta en la sección Perlas del festival y que Netflix tiene previsto estrenar en diciembre, simultáneamente en la plataforma y en salas de cine “selectas”.

El director, guionista y productor mexicano dice no entender el debate actual sobre las ventanas de distribución. “Las ventanas son irrelevantes”, afirma, “yo en mi vida quizás he visto más películas en formatos digitales que en salas de cine y he ido mucho al cine”.

Con todo, admite que la pantalla grande permite apreciar “con todo su impacto” su último filme, que ha sido rodado en 65 milímetros, en blanco y negro y con sonido Atmos. “La gente que quiera verla así podrá hacerlo”, aseguró.

Roma la ha producido a través de su propia compañía mexicana, Participant Media y ha sellado un acuerdo de distribución con la plataforma audiovisual estadunidense.

“Una vez que salimos al mercado, Netflix es quien ofreció la mejor vida para esta película, pensando no solo en el futuro próximo sino a largo plazo, porque no haces películas para las semanas del estreno sino para toda la vida, esperando que en unos años sigan teniendo relevancia y sean accesibles”, comenta sobre su socio.

La película es una oda al matriarcado en el que Cuarón se crió, y una carta de amor a Libo, su niñera, que en la ficción toma el nombre de Cleo y es interpretada por la debutante Yalitza Aparicio.