Redacción

Fotografía: NFL MX

Un entretenido partido de lunes por la noche se vivió en el Allegiant Stadium, donde los Raiders a su más fiel estilo se llevaron la victoria de manera dramática en tiempo extra con un 27-33 ante los Ravens de Baltimore.

Ante las múltiples bajas que ha sufrido el cuerpo de corredores de Baltimore, fue Ty’Son Williams el encargado de llevar el balón por la vía terrestre de los Ravens. En cuanto tuvo oportunidad, rompió el cero con un acarreo en cuarta oportunidad.

Lamar Jackson hizo valer su característico juego de piernas al escaparse del asedio de la defensiva de los Raiders y mandar un pase a Hollywood Brown para ampliar la ventaja de la visita a 14 puntos.

Unos cuantos minutos antes del descanso, Josh Jacobs puso a Las Vegas en el marcador con un acarreo corto; Daniel Carlson colaboró a la causa de los malosos con un gol de campo que acortó la distancia.

En el último cuarto del partido, ambas ofensivas brillaron y regalaron un espectáculo digno de un juego de lunes por la noche.

Con la primera serie ofensiva en el alargue, los Raiders tocaron la puerta del rival. La conexión entre Carr y Bryan Edwards terminó con el juego por unos segundos, pero la revisión de los oficiales determinó que el receptor se quedó corto.

Un par de jugadas después Carr sufrió una dolorosa intercepción en la zona de anotación. Los Ravens fueron por todo, pero una pifia de Jackson le dio el ovoide de regreso a los locales, quienes capitalizaron el regalo con una recepción de Zay Jones que le dio la victoria a su equipo.