Redacción

Foto: Especial INDEREQ

Querétaro, Qro.- El queretano Isaac Eustacio Carrillo Treviño, coordinador del área de fisioterapia del Instituto del Deporte y la Recreación del Estado de Querétaro (Indereq) compartió su experiencia en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 como parte del equipo de fisioterapeutas que acompañaron a la selección mexicana de atletismo.

“Profesionalmente fue una experiencia fuera de serie, el crecimiento fue bastante, la forma de trabajo a nivel olímpico es muy profesional, es un nivel que quería conocer, que quería experimentar, me gustó mucho trabajar apoyando a los atletas del país, es algo que hacemos con mucho gusto y corazón, y espero que en algún momento de mi vida lo pueda repetir”, expresó.

Borre, como lo conocen en el Indereq, atendió específicamente a los atletas que compitieron en Sapporo para las pruebas de marcha y maratón. Junto al equipo multidisciplinario desarrolló una bitácora donde llevaban un registro periódico de los atletas que estuvieron en Juegos Olímpicos para monitorear su estado físico y mental, además de prevenir los contagios por Covid 19.

Aunque no la atendió personalmente, ya que un equipo específico fue el que atendió a las maratonistas, Isaac pudo apoyar a la también queretana Daniela Torres, quien compitió en el maratón femenil.

“Tuve oportunidad de apoyarla en la zona de hidratación, se veía súper fuerte, toda una crack, me da mucho gusto que haya logrado terminar y espero que así como logró esta pequeña meta, pueda lograr la siguiente, y ahora buscar estar entre las mejores del mundo”, apuntó.

Isaac es licenciado en fisioterapia por la Universidad Autónoma de Querétaro, además tiene una maestría en fisioterapia deportiva por la Universidad del Futbol y Ciencias del Deporte, desde hace varios años ha estado apoyando a los atletas queretanos y también cuenta con experiencia a nivel nacional e internacional.

“Nunca me imaginé que se pudiera lograr algo tan inalcanzable, estoy feliz, porque fue una lluvia de experiencias y emociones que culminaron en este evento, yo no soy el protagonista, soy un apoyo del protagonista, pero me da mucho gusto el haber podido estar ahí”, apuntó.

En su trayectoria en el deporte también tuvo un paso como atleta, desde los 14 años comenzó en el salto de altura. Alrededor del año 2006 representó a México en el campeonato centroamericano Sub 23, y se convirtió en uno de los mejores saltadores del país, fue el primero de la región en lograr la altura de 2 metros y 5 centímetros, ya que ningún otro saltador lo había conseguido.

En 2010 sufrió una lesión que cambió su vida, no pudo volver a tener el rendimiento físico de antes, la lesión lo impactó de tal manera que abandonó la carrera de odontología, misma que estudiaba en ese momento, para convertirse en fisioterapeuta, por lo que el haber ido a Tokio representa un sueño cumplido.

“Como deportista para mí era en sueño, me quedé con esa cosquilla de haber podido pasar, pero siempre dije que quería apoyar a mi instituto y a mi escuela, Talentos Deportivos de la cual soy egresado, y con ese gusto me seguí capacitando, hoy ya tengo esa capacitación y esa especialización que me permite apoyar a los atletas de una mejor manera y el haber ido a unos Juegos Olímpicos fue un éxito, pero fue más un sueño”, concluyó.

Borre sigue capacitándose y espera poder acompañar a las selecciones nacionales en próximos eventos internacionales, así como seguir al pendiente de los atletas queretanos.