La revelación se publicó en la biografía hecha por su hermano Rodolfo y el suceso habría ocurrido en 1995 cuando el pugilista visitó El Vaticano.

Julio César Chávez, uno de los deportistas mexicanos más destacados en la historia del boxeo, se habría drogado en el baño de Juan Pablo ll durante su visita al Vaticano.

En 1995, el boxeador azteca visitó el Vaticano para charlar con Juan Pablo II, a quien le pidió que le mostrara su recamara, y dentro, le solicitó permiso para pasar al baño, en donde, según se relata en Julio César Chávez: La verdadera historia, una biografía de César hecha por su hermano Rodolfo, el boxeador habría inhalado cocaína.

“Discúlpame, Diosito —se dijo entre dientes— perdóname”, habrían sido las palabras de Chávez antes de drogarse.

“Mi hermano sacó de su pantalón un papel que envolvía cocaína, la distribuyó sobre el mármol del lavabo para después inhalarlo, dejando completamente limpia el área del lavamanos. Julio jaló la palanca del excusado para que pensaran que entró al baño por otra cosa. Volvió con Juan Pablo II y pasaron a otro recinto del Vaticano”, reproduce el libro.