septiembre 30, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

Pruebas en Pyeongchang se ven afectadas por viento

Snowboarding - Pyeongchang 2018 Winter Olympics - Men's Halfpipe Finals - Phoenix Snow Park – Pyeongchang, South Korea – February 14, 2018 - Shaun White of the U.S. competes. REUTERS/Dylan Martinez SEARCH "OLYMPICS BEST" FOR ALL PICTURES. TPX IMAGES OF THE DAY.

Después de la anulación el domingo del Descenso masculino, prueba reina de los Juegos Olímpicos, y de la del Gigante femenino el lunes, el viento volvió a hacer de las suyas este miércoles, obligando a llevar al viernes el eslalon y el biatlón femenino, y haciendo resurgir el fantasma de Nagano-1998.

«Gang-Poong», «fuerte viento» en coreano: no ha habido un día desde el domingo en que esas palabras no figurasen en el parte meteorológico, tan esperado y estudiado en estos Juegos como el programa de la propia competición deportiva.

Ya sea o no glacial, las potentes rachas de viento crean un problema para la seguridad de las pruebas y de los esquiadores, en perjuicio de los difusores del evento en televisión, que se ven obligados a reconfigurar su parrilla.

Desde la inauguración de los Juegos Olímpicos el pasado viernes, con rachas de hasta 100 kilómetros por hora, tanto en Jeongseon, la sede de las pruebas de velocidad, como en Yongpyon, sede de las técnicas, el viento se ha situado como el principal problema para los organizadores.

Pero no sólo el esquí alpino se ha visto afectado. El cuádruple campeón olímpico de saltos, el suizo Simon Ammann, tiritando de frío en lo alto del trampolín a la espera de que cesase el viento, dejó una de las imágenes de los Juegos.

Así pues los dos próximos días estarán muy cargados. Este jueves en Yongpyong, la primera manga del Gigante femenino está programada a las 10h00 horas locales, y la segunda a las 13h43. Entre medias tendrá lugar el Descenso masculino, en la pista de Jeongseon.

Por su parte, el eslalon femenino se disputará el viernes, mismo día que el Super-G masculino.

El COI se mostró no obstante confiado en la experiencia de la Federación Internacional de Esquí (FIS) a la hora de reorganizar las pruebas.

«Tenemos muchas opciones, pero si el viento continúa soplando durante los próximos quince días, en ese caso podríamos tener un problema», explicó Mark Adams, portavoz de la instancia.

La FIS «está muy acostumbrada a estas perturbaciones, por viento, o por haber ausencia de nieve o por demasiada lluvia», añadió.

Las condiciones climáticas «mejorarán mañana (jueves), se espera sol y sin viento», declaró un portavoz de la Federación Internacional de Esquí (FIS).

Sólo una prueba de esquí alpino ha podido disputarse hasta el momento desde el inicio de la cita olímpica, la Combinada masculina, ganada el martes por el austríaco Marcel Hirscher. El viento había obligado a anular el Descenso masculino el domingo y el Gigante femenino el lunes.

«Es fastidioso, pero preferimos esta decisión a carreras que no sean justas», declaró Michel Vion, presidente de la Federación francesa de esquí.