El actor Tom Holland se ha ganado el rechazo de varios seguidores del UCM luego de contar una anécdota sobre su etapa de estudiante donde bailaba ballet y era catalogado como gay.

Todo ocurrió en una entrevista al periódico El País, donde recordó cómo se defendió de las criticas en su momento: «La gente creía que era gay. ¿Y qué si lo soy? No soy gay, pero qué importa. Para mí, hacer ballet era una oportunidad de pasar dos horas al día con 30 chicas en mallas», esta declaración causó revuelo, al punto del boicot para no ir a ver la cinta del protagonista de «Spider Man: Lejos de casa».

Aunque también está el otro lado de la moneda, pues hay quienes lo justifican al decir que la inexperiencia salió a relucir en sus declaraciones, pues a sus 23 años la fama lo ha tomado por sorpresa. Spider-Man: Lejos de casa se estrenará el 5 de julio. Jon Watts está a cargo de la dirección.