Redacción

Fotografía: Sport

Gran gesto de un gran culé, el capitán del club blaugrana tomó una decisión que no cualquier futbolista haría con tal de apoyar al club de su vida.Gerard Piqué es uno de los jugadores que mantiene de pie el estandarte del Barcelona tras la salida del último gran ídolo, Lionel Messi, quien se vió obligado a cambiar de aires tras la situación financiera crítica en la que está inmerso el club.

Tras está noticia, y las recientes declaraciones del presidente Joan Laporta sobre la deuda del Barcelona, ascendente a los 1400 millones de dólares, los fichajes de Memphis Depay, Emerson Royal, Eric García y Kun Agüero eran un misterio, pues su inscripción no sería permitida por parte de la liga.

Esta noticia llevó al capitán culé a aceptar una rebaja considerable de sueldo, con la finalidad de que Memphis Depay, Eric García y Emerson Royal pudieran ser parte del plantel desde la jornada 1. Sergio Agüero aún no ha sido dado de alta, aunque al estar lidiando con una lesión que lo dejará un mes fuera de las canchas no hay tanta prisa en su papeleo.

Gerard puso el ejemplo, pues se habla que los próximos que podrían aceptar una rebaja serían Sergio Busquets y Jordi Alba, dos de los jugadores más longevos en la plantilla actual del Barcelona.