septiembre 30, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

Patrick Reed, el chico malo del golf que se volvió un Maestro

Augusta tiene un nuevo emperador, aunque de repente no es el monarca que esperaba el pueblo ávido de golf. El domingo, el “chico malo” de la PGA, Patrick Reed, se llevó el Masters por un golpe sobre el más querido, Rickie Fowler.

Reed, de 27 años de edad, no es el típico golfista, ya que se trata de un deportista que ha roto algunas barreras éticas a lo largo de su historial, empezando en su etapa universitaria.

Cuando pertenecía al equipo de la universidad de Georgia, incurrió en trampas y robos, lo que le valió ser transferido a una institución de menor calibre, justamente la de August, donde también tuvo problemas con sus compañeros, aunque también tuvo días de gloria, llevando al pequeño instituto a dos campeonatos nacionales.

Profesional desde 2011, se casó con Justine, su caddy hasta 2014. A partir de allí es su cuñado quien funge como ayudante del golfista, también conocido por la disputa con sus padres, que a pesar de vivir en Augusta no fueron invitados al evento donde su hijo levantó su primer trofeo grande del circuito.

Reed también ha sido polémico por comentarios homofóbicos, e incluso por fanfarrón, pero a su triunfo en el Masters de Augusta nadie puede quitarle méritos.