Para no subir de peso en las fiestas decembrinas

El 90% de los ingresos a los hospitales por excesos podrían prevenirse con hábitos de vida saludables.

Es ya una tradición en México comer y festejar en diciembre y con esto también de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía es el mes de mayor consumo de alcohol y accidentes automovilísticos. Un estudio de la Universidad de Duke afirma que diciembre es el mes con más infartos.

En solo un mes se suben 4 kilos en promedio según cifras de la clínica de obesidad del hospital Juárez aunado a que en México 2 de cada 3 adultos presenta sobrepeso u obesidad según la Encuesta Nacional de Salud.

Ante esta situación, ANES (Asociación de nutriólogos especializados) quiere recordar que el 90% de los ingresos a los hospitales por excesos podrían prevenirse con hábitos de vida saludables.

Especialmente para estas fechas señaladas, ANES lanza una serie de recomendaciones a seguir:

Tratar de mantener el peso subiéndose diariamente a la báscula y de esta manera no hacer caso omiso a los excesos.

Mantener una alimentación saludable: durante las fiestas ya que, los niveles de colesterol aumentan hasta en un 10% según la (FEC). Consumir 2 g. de fibra por kilo de peso, debido a que el hacer esto, ayudará a arrastrar con el colesterol, glucosa y triglicéridos. Por cada bebida calórica que tomes en una fiesta, toma dos vasos con agua.

No quitar alimentos sanos para poder comer más alimentos poco sanos. (Muchas personas no desayunan y no comen para poder cenar mucho).

No eliminar la actividad física: es importante hacer ejercicio por lo menos 30 minutos al menos 5 días a la semana.

Vigilar la ingesta de alcohol: las comidas y cenas de celebración suelen estar acompañadas de grandes cantidades de bebidas alcohólicas. Su consumo excesivo incrementa el peso y puede dañar al corazón, ya que el alcohol es un tóxico

Evita el picoteo mientras cocinas

Los recalentados son mucho peores que los alimentos que se sirven en las fiestas. Trata de no llevar itacate a tu casa.

Come y bebe despacio. Al comer y beber despacio comes menos y te presionan menos