Cinco Juegos Panamericanos y un total de 15 medallas son la historia de Paola Espinosa como clavadista mexicana hablando de competencias internacionales.

Esta noche de lunes, Paola de 33 años de edad se despidió de las plataformas y trampolines panamericanos, aunque no de la mejor manera al no subir el podium en la Final de Trampolín de 3m.

A la vista de su pequeña niña, Ivana, Paola tuvo en su segundo clavado una muy mala ejecución que la marginó en automático de la lucha por medallas.

Sin embargo, esto no fue motivo para que su mente cayera y volvió al Trampolín de 3m con sus tiros tres, cuatro y cinco obteniendo buenas puntuaciones para decir adiós ubicada en el noveno lugar con un total de 264.30 puntos.

«No estoy satisfecha, me hubiera gustado tener un mejor resultado. Lo bueno es que sí detecté súper bien qué es lo que me faltó para poderlo mejorar. Me deja tranquila que esto me pasara ahorita para saber qué debo entender más», dijo Paola sin borrar la sonrisa.

Y es que después de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016, Espinosa optó por dejar la plataforma y volver al Trampolín.

Un embarazo y una fuerte infección tras el parto dejaron a la clavadista con problema de peso, estar entre los 42 y 45 kilos no son de ayuda para impulsarse desde el trampolín.

“Me cuesta mucho trabajo, mi cuerpo no responde, he estado muchos años acostumbrada a estar muy delgada y tengo que hacer muchos esfuerzos para subir 3 a 4 kilos que son los que necesito para mover este trampolín», comentó.

Pese a las adversidades, la doble medallista olímpica disfrutó sus quintos y últimos panamericanos desde Santo Domingo 2003.

El reconocimiento no solo fue del público, también de las mismas atletas que se acercaron para felicitarla como Jennifer Abel de Canadá y ganadora del Oro en la prueba de esta noche.

En total, fueron 15 metales los que la mexicana tienen en su vitrina panamericana para ser la más ganadora del país.

“Me da gusto saber que son 15 medallas y que me han costado mucho trabajo, cuando tiré mi último clavado hubo muchos atletas que me abrazaron y me dijeron ‘Paola eres grande’, esas 15 medallas con el cariño de los deportistas me hacen sentir muy emocionada”, reflexionó.