diciembre 3, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

Ogier y Loeb se reencuentran en WRC con el Che Guevara como ‘testigo’

Bastia, Francia (AFP) -Sébastien Ogier contra Sébastien Loeb, o lo que es lo mismo, los dos pilotos más laureados de la historia del Mundial WRC, vivirán desde el viernes un segundo duelo esta temporada en la edición 61 del Rally de Córcega, la única prueba sobre suelo francés en esta edición del Mundial.

Después de un primer mano a mano entre ambas leyendas en México hace un mes, en lo que supuso la vuelta de Loeb (Citroën) y del que salió vencedor Ogier (M-Sport Ford), el ‘rally de las 10 mil curvas’ se presenta como un nuevo duelo entre ambos pilotos galos.

«No es un duelo entre nosotros porque no somos los únicos en participar», señaló Loeb. «Además, yo tengo mi carrera a mis espaldas, mientras que él está peleando por un título», explicó.

«Si vuelve a hacer lo que hizo en México yo estaré aún más impresionado, aunque es su superficie preferida (asfalto) y sabemos que Citroën es a priori muy bueno en asfalto», opinó por su parte Ogier.

El repentino regreso del nueve veces campeón del mundo, que fue su antiguo rival en Citroën, debe haber provocado sentimientos contrapuestos en Ogier, ya de por sí enfrentado este año a una dura competencia por parte del resto de pilotos.

La batalla entre Ogier y Loeb será tanto deportiva como moral, entre los dos mejores pilotos de la historia, que se reparten el favor de los aficionados galos, y que quieren coronarse en su tierra.

El miércoles por la tarde, las conferencias de prensa de los dos pilotos franceses presentaron una gran audiencia a pesar de que tenían lugar a la misma hora, aunque se vieron más medios cubriendo a Citroën.

Loeb no compite de lleno en el Mundial de rally (WRC) desde 2012, optando desde entonces por el Campeonato del Mundo de turismos, rally-raid e incluso en Rallycross, y también en algunas pruebas de WRC, como en el Rally de Montecarlo de 2015, donde terminó octavo.

El Rally de Córcega cuenta con la particularidad de tener como principal patrocinador a una bebida energética que lleva el nombre del guerrillero argentino que participó en la Revolución Cubana y cuya imagen aparece en diversos tramos de la competencia.