Redacción

Fotografía: Captura

Apenas hace una semana, durante la jornada seis, el partido entre Necaxa femenil y Puebla femenil, terminó en los golpes con un saldo de dos jugadoras expulsadas.

El día de ayer para cerrar la jornada del domingo, se midieron potosinas y fronterizas. La victoria se la llevó Tijuana Femenil como visitante 1-3, pero más allá del resultad, se sucitó un nuevo conato de bronca.

Fue al final del partido cuando sucedieron los hechos. En una jugada que disputaban el balón Guadalupe Sánchez de Tijuana y Rubí Rubalcava de San Luis, la jugadora de Tijuana Jazmín Aguas llegó tarde al balón y le propinó una patada a su rival. Rubalcava no tardó en responder y fue cuando comenzaron el intercambio de palabras, para posteriormente comenzar a pelear.

Han sido dos semanas consecutivas que suceden estos lamentables hechos entre las jugadoras, amen de las numerosas tarjetas rojas que se han visto en las últimas jornadas.