Redacción RK

Kevin Durant logró una noche histórica en la NBA, luego de que los Nets derrotaran a los Bucks en el juego 5, de las semifinales de la conferencia Este.

Durant firmó la noche de ayer un partido antológico, no solo por conseguir un tremendo triple doble, sino por la hazaña de haber jugado los 48 minutos completos, es decir, no tomó respiro ni un solo segundo en todo el encuentro.

Esto ocurrió en el juego 5 de la serie entre los Brooklyn Nets y los Milwaukee Bucks, quienes están disputando un boleto para la final de conferencia en el Este de la NBA.

Los Nets son un equipo que están armados con el propósito de un conquistar un anillo, dicho quinteto está plagado de estrellas, comandados por el propio Durant, Kirye Irving y James Harden, pero las lesiones los han mermado y pocas veces hemos podido presenciar todo su potencial al 100%.

En esta ocasión Durant solo tuvo a Harden y eso a medias, ya que una lesión lo alejó muchisímo de su mejor versión. Pero Kevin asumió todo el peso del equipo, jugando 48 minutos, registrando, 49 puntos, 17 rebotes y 10 asistencias.

Esto es algo que no se veía desde el 28 de mayo de 2018, cuando LeBron James con los Cavaliers, marcó 35 puntos, 15 rebotes y nueve asistencias, para eliminar en el séptimo juego de la final de la Conferencia Este a los Celtics de Boston.