‘No voy a ir a la puta Casa Blanca’; Megan Rapinoe hace rabiar a Donald Trump

Futbol Internacional Portada

La cocapitana de la Selección de Estados Unidos que compite en el Mundial de Francia 2019, Megan Rapinoe, es el centro de atención de su equipo tras dar a conocer que no iría a la «puta Casa Blanca» en el caso de que ganen el torneo femenil.

La polémica se da luego de que Rapinoe tampoco entonara el himno de Estados Unidos durante el partido de Octavos de Final ante España, donde ella marcó los dos goles con los que aseguraron la clasificación.

Tras el encuentro, Rapinoe dijo que rechazaría una invitación de Trump a su residencia oficial.

«No iré a la puta Casa Blanca», dijo en un video de la revista Eight by Eight.

«Tampoco nos van a invitar. Lo dudo».

El presidente Donald Trump le respondió este miércoles a Megan Rapinoe que no «falte el respeto» al país, luego de que la jugadora dijera que no iría a la Casa Blanca.

«Megan nunca debería faltar el respeto a nuestro País, la Casa Blanca o nuestra bandera, especialmente porque se ha hecho mucho por ella y por su equipo. Siéntete orgullosa de la bandera que llevas», tuiteó.

La cocapitana de la Selección Estadounidense es la última de varias estrellas deportivas de alto perfil que se han peleado con el presidente republicano.

Ha protestado desde 2016 en apoyo a Colin Kaepernick, quien inició el movimiento de hincarse durante la entonación del himno estadounidense en los eventos deportivos. Megan imitó la acción y provocó que la Federación de Futbol Estadounidense creara una regla que obliga a todo jugador a «permanecer de pie de forma respetuosa» durante el himno.

Desde entonces no se hinca, pero ya no interpreta la letra. Estados Unidos, que defiende en Francia el título de Campeón mundial ha barrido a todos sus rivales hasta el momento en la Copa del Mundo, y se enfrentará el viernes al anfitrión en Cuartos de Final. Un encuentro que Rapinoe espera que sea «salvaje y loco».

La visita a la Casa Blanca ha sido una larga tradición para deportistas y equipos exitosos, pero esa costumbre se ha plagado de controversias durante la presidencia de Trump. La misma compañera de Megan, Alex Morgan, también rechazó la idea de visitar la sede presidencial.