El Vampiro Canadiense oficialmente está retirado de la lucha libre y actualmente se encuentra enfocado para luchar contra el Alzhaimer y Parkinson que padece, por lo que no planea volver a subir a un ring.

«Tengo un par de años sufriendo diferentes síntomas, la depresión estaba afectando mi salud, en noviembre del año pasado sufrí un preinfarto, me espanté mucho y era obvio que algo estaba mal», comentó sobre como se le detectó la enfermedad para Más Lucha.

Además está aprendiendo a vivir así porque sabe que no hay una cura, pero puede llevar una buena calidad de vida, que es lo que actualmente está haciendo.

«No voy a mejorar, pero voy a frenar la velocidad que pueda afectar gravemente mi vida». Esto lo ha obligado a dejar definitivamente la lucha libre, porque sabe que un mal golpe lo puede matar.

«Ya no estoy haciendo nada que pueda provocar daño en la cabeza, las caídas, simplemente los saltos hacen que golpee mi cerebro, ya no puedo. Sigo entrenando pero a mi velocidad.

«No puedo (volver a luchar), estaba entre que sí y no, pero es un insulto a las nueva generación, Arena México, AAA, promotores y aficionados, subir a este nivel no vale la pena. Otra cosa es mi salud, un mal golpe y me puedo morir».

Finalmente aclaró que aún es parte de AAA , aunque actualmente no está listo para volver a trabajar, pero está agradecido con la empresa, quien lo ha apoyado en todo momento.

«Soy parte de la empresa, me está dando este apoyo y espacio para saber en un par de meses dónde voy a estar, no estoy activo en las transmisiones porque no puedo, la presión y estrés me está afectando demasiado. Para dar a AAA lo mejor de mí tengo que estar mejor».

El Vampiro ya no piensa subir a un ring y está dispuesto a hacer se a un lado y enfocarse en la escuela que piensa abrir.

«Lo más difícil para un deportista es dejar su ego a un lado y aceptar que ya pasó su tiempo y ya pasó mi tiempo».