Redacción RK

Eduardo Paes, alcalde de Río de Janeiro, informó este viernes que la ciudad podrá albergar partidos de Copa América en los estadios Maracaná y Nilton Santos, pero ninguno podrá albergar público, sin excepciones, incluida la gran final.

Paes autorizó los protocolos presentados por CONMEBOL, mismos que se ajustan a las medidas del gobierno contra el coronavirus.

“Finalmente recibimos la comunicación oficial de la Conmebol presentando su plan de salud para los juegos de la Copa América. El plan respeta lo que determina la ciudad de Río y lo que se puede hacer con base en nuestro decreto.”

Con esto, el alcalde puso fin a las especulaciones que indicaban que la final del torneo podría realizarse con un número reducido de aficionados en las gradas.

A pesar de que los contagios han bajado en Río, las medidas sanitarias se mantienen; de acuerdo con Paes, el evento no representará ningún peligro para la ciudad.

Luego de que Colombia y Argentina se bajaron como sedes para la Copa América, Conmebol anunció sorpresivamente la designación de Brasil, con una muy probable final en Río de Janeiro.

La decisión generó polémica, incluso con los mismos jugadores de la Selección, quienes amagaron con no disputar el torneo debido a los altos números de contagios que el país tiene.