Ni Messi, ni Griezmann ni Suárez, sólo Ter Stegen sostuvo al Barcelona en Dortmund

Futbol Internacional Portada

No cuajó, al menos no todavía, la MSG en su puesta de largo después de tres meses de espera, los que han pasado desde que Antoine Griezmann fichara por el Barcelona y Leo Messi y Luis Suárez se recuperaran de sus respectivas lesiones. Hubo que esperar una hora para verles a los tres juntos pues el rosarino empezó en el banquillo para reemplazar a Ansu Fati, que había hecho historia en cuanto a precocidad, en el segundo tiempo. Antes, el cuadro azulgrana había sabido resistir a las embestidas del Borussia Dortmund, convencido de sus posibilidades frente a los barcelonistas, incapaces de realizar un solo remate a puerta durante los primeros cuarenta y cinco minutos.

Por lo menos, y a diferencia de lo que sucedió en los dos desplazamientos anteriores a San Mamés y El Sadar, los hombres de Ernesto Valverde demostraron haber crecido un poco más en el aspecto defensivo aunque si no encajaron ningún gol en Alemania fue, especialmente, por la actuación de Marc-André Ter Stegen. El portero teutón se lució ante un remate de Marco Reus a bocajarro tras recoger un pase al espacio de Thorgan Hazard para después pararle un penalti al propio Reus y convertirse en el meta con más bloqueos ante los once metros, aunque al haberse adelantado antes de tiempo el penalti debió repetirse

Pero ello no fue suficiente para ganar. De hecho, si los catalanes salieron con vida del Signal Iduna Park también fue debido a que el cuadro local perdonó lo imperdonable frente a todo un Barcelona que acabó roto a pesar de la reaparición de Messi. Fue en el segundo tiempo cuando el rosarino volvió a hacer acto de presencia tras casi cuatro meses de ausencia, la más prolongada desde que debutó con el primer equipo barcelonista, y a pesar de gozar de media hora no logró abrir la defensa alemana junto a Griezmann y Suárez. Es más, aunque su presencia intimidó inicialmente a los hombres de Lucien Favre finalmente fue el Barcelona el que acabó amedrentado.

Todo el frente de ataque fue de poco a menos a medida que pasaban los minutos y la afición local llevaba en volandas a su equipo, que seguía chocando una y otra vez frente a Ter Stegen, máximo responsable de que el Barcelona al fin haya logrado no perder lejos del Camp Nou pero falta todavía mucho trabajo por hacer. Los barcelonistas han jugado cinco partidos y solo han ganado dos, ninguno lejos de casa. Esta vez por lo menos compitieron pero si algo quedó claro en Dortmund es que las figuras no garantizan nada, algo que debería saber el Barcelona a estas alturas.