Redacción

Simone Biles salió de la final por equipos luego de su salto. Biles participó en la primera rotación del equipo, puntuando solo 13, 776 puntos, colocándola como la peor del ejercicio detrás de sus compañeras y sus rivales rusas. Después de su participación, se asumía que no había algo bien con Biles y lo primero que se creyó es que se trataba de un problema físico.

Biles mostró su desagrado después de su participación que quedó demasiado a deber. Biles se preparaba para las ‘barras asimétricas’, pero tuvo que abandonar la pista y solo poder alentar a sus compañeras desde la banca. Todas las alarmas se encendieron y se pensaba que Biles causaría baja de los juegos por un malestar físico, pero horas más adelante se confirmó que fue más un tema mental.

“Chicas, salgan de ahí y hagan lo que han entrenado. Lo siento. Las quiero, lo van a hacer bien. Han entrenado toda la vida para esto. Estoy bien”, fueron las palabras de la joven para alentar a su equipo. La baja de la gimnasta le costó el oro a Estados Unidos, otorgándole la presea a las competidoras rusas.

Se espera que a la brevedad se informe sobre la situación de Simone Biles, pero parece que no se trata de alguna lesión física, por lo que es probable que la volvamos a ver compitiendo. Simone Biles estará en estos Juegos con muchos reflectores después de su brillante participación en Río 2016 y ante la ausencia de Usain Bolt y Michael Phelps.