El eslovaco Peter Sagan intentará pasar a la historia, este domingo 30 de septiembre, cuando se dispute la prueba de ruta del Mundial de Ciclismo en Innsbruck (Austria). 

Sagan, que ostenta el título, y ha vencido en las tres ediciones anteriores, es uno los favoritos a ganar la carrera en la capital de Tirol. Así, el eslovaco se convertiría en el primer corredor en lograr el maillot arcoíris cuatro veces consecutivas. Un póquer.

Un hito que tratarán de impedir los otros 187 competidores. Pero no solo Sagan tiene en contra a sus colegas. Esta vez, el recorrido, a diferencia de los años anteriores, se presenta más para un perfil de ciclista que se adapta mejor a la montaña. Serán 265 kilómetros con un desnivel de 4.760 metros y rampas hasta el 25% en ascenso a la villa de Hungerburg. 

Una ruta, con circuito incluido, diseñada por el exciclista profesional austriaco Thomas Rohregger, que vive en la zona.

De esa manera, para ocupar el primer lugar en el podio, también salen a relucir los nombres de Julian Alaphilippe y Romain Bardet (Francia, dorsales: 16 y 17); Vincenzo Nibali (Italia, dorsal 29), Alejandro Valverde y Enric Mas (España, 39 y 37); Adam y Simon Yates (Gran Bretaña, 46 y 47); Tom Dumoulin, Wilko Kelderman y Bauke Mollema (Holanda, 48, 49 y 51); Sergio Luis Henao, Nairo Quintana y Rigoberto Urán (Colombia, 59, 62 y 63); mi favorito personal: Primoz Roglic (Eslovenia, 91); y Michal Kwiatkowski (Polonia, 96).

Caso especial será el de Alejandro Valverde. Esta quizás sea la última oportunidad que tiene el ciclista español para hacerse al maillot “arcobaleno”. El de Murcia ha conseguido cuatro bronces y dos platas en sus mejores actuaciones dentro de la carrera. La de domingo es su carta para lograr el tan ansiado oro. Tendrá la tranquilidad de llevar un lugarteniente como Enric Mas. 

Reciente subcampeón de la Vuelta a España, que puede ser la sorpresa de la selección española. Bloque que completan: Jonathan Castroviejo, David de la Cruz, Ómar Fraile, Jesús Herrada, Jon Izagirre y Mikel Nieve.