septiembre 25, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

Muerte de boxeador ayuda a salvar siete vidas

El británico Scott Westgarth ganó su última pelea el pasado 24 febrero y aunque falleció un día después en el hospital, sus órganos les permitieron a siete personas seguir con vida.

El boxeo es uno de los deportes más peligrosos del mundo por la alta probabilidad de recibir golpes que afecten, entre otras cosas, el sistema nervioso. Si bien ganó su combate, el púgil inglés no pudo soportar los efectos de la pelea y, se presume, falleció a causa de un derrame cerebral. Aunque su herencia no será recordada dentro del mundo boxístico, el aspecto humano sí lo hará.

Según declaró su madre, Scott Westgarth, quien antes de dar el salto al profesional fue entrenador personal y chef, era un hombre de gran corazón. “Siempre ayudó a las personas. Fue amable, feliz y valiente. Ahora, quiero que la gente lo recuerde, no sólo como un boxeador, sino como el ser humano que fue. Incluso cuando llegué al hospital me di cuenta que Scott estaba en tres listas de donante de órganos. También me dijeron que siete personas habían sido salvadas”, dijo Rebecca, la madre de Westgarth, al diario inglés Daily Mirror.

La familia del boxeador también agradeció los cientos de mensajes recibidos y por una campaña que se llevó en la página Go Fund Me, en la que han recolectado más de $12.500. Además, se determinó que las entradas para el pesaje entre Anthony Joshua y Joshua Parker también fueron destinadas para la familia Westgarth ($5.600).

Aunque su hijo falleció, Rebecca manifestó no estar en desacuerdo con el boxeo: “Le trae muchas cosas buenas a muchos jóvenes. Los mantiene por el buen camino. Sé que Scott lo habría sentido de la misma manera”.

Hay quienes no creen en las casualidades, pero vale la pena resaltar que Westgarth salvó siete vidas y que durante su corta carrera ganó siete combates (más dos derrotas y un empate).