Redacción RK

El juego 3 entre los Atlanta Hawks y los Milwaukee Bucks de las Finales del Este no dio respiro y vio a los Bucks imponerse 113-102 en un partido sumamente emocionante.

Khris Middleton tuvo una gran noche, y junto a Giannis Antetokounmpo, terminaron por guiar a Milwaukee a imponerse ante unos Hawks que perdieron la brújula tras las lesión de Trae Young.

Desde el primer minuto, la duela del State Farm Arena presenció un encuentro explosivo, donde Bucks y Hawks salieron a querer imponer condiciones. Los primeros 12 minutos se decantaron para Atlanta, que lideraba el partido 32 a 27.

El segundo cuarto cambió ligeramente el panorama, con el equipo de Giannis Antetokounmpo obteniendo la ventaja 29 a 24, que llevó el partido al descanso empatado a 56 puntos.

La tónica fue la misma para el tercer cuarto, con un duelo extremadamente parejo donde Atlanta volvió a liderar, ahora únicamente por dos puntos. Los espectadores y los televidentes disfrutaron de un espectáculo digno de unas Finales de Conferencia. Sin embargo, el partido cambió su rumbo con la baja de Trae Young, quien tuvo que abandonar el duelo con una lesión de tobillo.

El partido llegó al último tramo con una ventaja mínima para los Hawks, que ganaban el duelo 85 a 83. El hecho de contar con localía y la gran respuesta de su público le permitió al equipo extender ligeramente la brecha. Sin embargo, los Bucks supieron reponerse y volvieron a acercarse en el partido hasta tomar la ventaja.

Khris Middleton tomó la batuta y por sí solo, superó en puntos a lo hecho por los Hawks en el último cuarto. Atlanta no supo controlar el momento del partido, contrario a Milwaukee, que obtuvo una buena racha de puntos que los llevó a separarse 110 a 102.

Middleton terminó su gran noche registrando 38 puntos, 11 rebotes y 6 asistencias; por su parte, Antetokounmpo logró 33 puntos, 11 rebotes y 4 asistencias. De los Hawks, Young estaba teniendo un juego increíble, con 35 puntos hasta antes de abandonar el duelo.

El juego 4 se celebrará el martes a las 19:30 horas, de nueva cuenta en la casa de los Hawks, el State Farm Arena.