Redacción

Fotografía: Imago7

La Selección Mexicana no se intimidó en lo más mínimo en su visita al Cuscatlán de El Salvador. El Tri no salió vivo de su visita más incomoda de toda la eliminatoria, también salió con los tres puntos al derrotar 2-0 La Selecta y así mantener el invicto y el liderato del Octagonal.

Ni la serenata previa al juego, ni los abucheos al himno, ni tampoco los objetos que les lanzaron desde la tribuna pudieron con la mentalidad de esta Selección Mexicana que se plantó con personalidad.

A los 30 minutos el infierno se apagó, el Cuscatlán enmudeció en cuanto vio como el cabezazo de Héctor Moreno en un tiro de esquina envió el balón a las redes, a partir de ahí la gente en El Salvador se vino abajo y el Tri controló el juego.

Sobre el final del juego Raúl Jiménez se atrevió a ir al frente y obligó a que le hicieran un penal que él mismo cobró de gran manera para el segundo gol de la noche y así dejar en claro que este equipo quiere la clasificación temprana.