Redacción

Fotografía: AFP

El debut en casa para Lionel Messi con el PSG quedó lejos de ser memorable en cancha, con poco del astro argentino en los 75 minutos que participó. Sí, a la Pulga lo sacaron de la cancha y eso derivó en su primer berrinche hacia Mauricio Pochettino, el entrenador del equipo.

Cuando el juego estaba empatado a uno, el timonel del París Saint-Germain sorprendió sustituyendo a Leo por Achraf Hakimi. El sudamericano lo tomó de muy mala gana, apenas vio a su compañero y dejó con la mano estirada a Pochettino; las tomas de televisión mostraron un intercambio de palabras.

La molestia del camiseta 30 era evidente, se marchó al banquillo y con gesto adusto observó el resto del encuentro en el Parque de los Príncipes, donde se presentó por primera vez este domingo porque sus dos primeros juegos con el club fueron en calidad de visitantes, tanto en la Ligue 1 como en la Champions.