La Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA) premió al croata Luka Modric con el Balón de Oro, lo que distingue al mejor jugador de la Copa Mundial de Rusia 2018, pese a la derrota que sufrió Croacia por 2-4 ante su similar de Francia en la gran final disputada en el Estadio Luzhnikí.

El capitán croata demostró ser un líder para el equipo ajedrezado, ya que en su tercera Copa del Mundo fue pieza clave para llegar hasta la final, el volante del Real Madrid debutó con la Selección de Croacia en 2006, año en el que asistió a su primera justa mundialista en Alemania.