Staples Center, Los Ángeles – La vida para LeBron James con Los Angeles Lakers no ha comenzado del todo bien. Primero fue el debut con derrota ante Portland y esta noche, en su presentación en casa, sufrió su segundo descalabro en la temporada de la NBA.

Los Houston Rockets aguaron la fiesta preparada en el Staples Center al imponerse 124-115, destacando los 36 puntos de James Harden, la máxima figura de los texanos. Sigueinte en la lista de anotadores estuvieron Chris Paul y Clint Capela con 28 y 19 unidades.

El Rey James tuvo 24 tantos, 5 rebotes y mismo número de asistencias, pero fue el único jugador angelino por encima de las dos decenas. Javale McGee y Lonzo Ball registraron 16 y 14 unidades, respectivamente.

El partido quedó enmarcado por una bronca comenzada por Chris Paul y Rajon Rondo, quienes se fueron a los puños y generaron un conflicto en el que varios jugadores más participaron, ahora a la espera de sanciones de la liga.

LeBron y los Lakers buscarán su primer triunfo el lunes por la noche cuando reciban a San Antonio, mientras que los Rockets no saldrán de Los Ángeles porque el domingo chocarán con los Clippers.