La sentida baja de Sergio Ramos

Futbol Internacional Portada

Sergio Ramos no estuvo en el terreno de juego en la patética puesta en escena del Real Madrid en Vallecas. Tampoco había estado en los últimos cuatro partidos, pues no ha jugado desde que los blancos perdieron ante el Valencia. La presencia del camero siempre se nota sobre el terreno de juego y aunque es obvio que no consigue hacer al equipo insuperable, lo que consigue el central con su energía es asegurarse que todo el equipo esté enchufado.

Ese fue quizás el ingrediente que más se echó de menos en el Estadio de Vallecas: energía. Con Rafa Varane convertido en jefe de la defensa y con Marcos Llorente al timón en la medular, a los de Zinedine Zidane les faltó esa figura de capitán bravío que representa Sergio Ramos, o en su defecto, Casemiro cuando está bien físicamente.

La baja de Ramos es uno de los aspectos que más debe estar analizando el cuerpo técnico. Parece que el foco de los cambios de cara al año que viene se está poniendo en la parte ofensiva del equipo, pues se entiende que con los defensas que ya se tienen en nómina más Eder Militao, la plantilla estará más que cubierta de cara al año que viene. Sin embargo, visto el bajón que sufre el equipo cada vez que Sergio no es de la partida, más valdría que la dirección técnica trabajara en encontrar a una solución.

Y es que la parte práctica está cubierta. Con los centrales en nómina, el Real Madrid tiene defensas jóvenes, fuertes, rápidos, que pueden ser parte del club en la próxima década. Lo que falla son los intangibles. El liderazgo se tiene o no se tiene, y Raphael Varane, por ejemplo ha demostrado muchas veces que no lo tiene. Nacho, por su parte, ha crecido siendo uno de los grandes líderes de sus equipos en la cantera, pero esta temporada ha demostrado le falta mucho para ser un jugador capital en el Real Madrid. Con Jesús Vallejo, la esperanza del futuro, y Eder Militao, el pronóstico debe ser reservado de momento.

Podemos decir, entonces, que en este año terrible para el Real Madrid, a Sergio Ramos se le ha notado más cuando no ha estado que cuando ha estado con los blancos. Tras casi 15 años en el club, el sevillano es uno de los pilares en los que se ha basado este equipo para convertirse en el gran agitador del continente en los últimos tiempos. Pero la dependencia de su carácter guerrero ha llevado al equipo merengue ha notar demasiado sus bajas, y eso es un problema que Zidane tendrá que manejar con mimo de cara al año que viene.

Sin Ronaldo en el equipo, con Casemiro, Modric y Kroos empequeñecidos en una campaña para el olvido, el Real Madrid necesita empezar a pensar en un hombre que sea capaz de ocupar el hueco de Ramos a largo plazo en lo que a liderazgo se refiere.Encontrar buenos defensas se logra viendo partidos y videos, pero esos otros aspectos son mucho más complicados, por lo que más le vale a los blancos no tardar mucho en ponerse manos a la obra.