diciembre 3, 2020

RK Deportes

La Cima del Deporte

La Selección de Francia agradece huella africana y no solo para el futbol

Desde el Mundial del 98 el equipo francés ya tenía una importante huella africana y haber mantenido ese aporte es el que en buena medida los tiene a las puertas del título en Rusia 2018, según el entrenador Didier Deschamps.

El cuadro galo cuenta con una mayoría de sangre africana, con 14 de sus 23 jugadores con tal origen. De esos 14, solo dos no nacieron en Francia (Samuel Umtiti y Steve Mandanda en Camerún y Congo, respectivamente), pero el resto de ellos son hijos de inmigrantes.

“El equipo francés siempre ha tenido jugadores de países africanos o sus territorios y ha sido bueno no solo para el futbol sino para todo el deporte francés. Estos están orgullosos de ser franceses pero por su origen y su niñez tienen amigos, familia en diferentes países”, dijo Deschamps.

 El entrenador fue cuestionado por un periodista de Camerún que aseguró en su Continente apoyan a Francia, pues desde el inicio del Mundial la consideraban como el “sexto equipo africano”, después de Nigeria, Túnez, Senegal, Marruecos y Egipto, ninguno de los cuales superó la Fase de Grupos.

Entrado en ese tema, Deschamps dio una de las claves que en África deben tomar en cuenta para mejorar a nivel internacional. Aseguró que esos equipos tienen grandes individualidades pero poco trabajo colectivo, el cual se vuelve primordial en torneos como el Mundial.

“No me preguntes con quién pero lo he discutido con varios entrenadores de África, que lo importante es crear grupos, porque hay individualidades pero en las grandes competencias lo mejor es la fortaleza colectiva”, señaló.

Además de Umtiti y Mandanda, los otros franceses en Rusia 2018 descendientes de africanos (algunos también con nacionalidades de esos países) son Kylian Mbappe (Camérun), Paul Pogba (Guinea), Ousmane Dembélé (Mali-Mauritania), N’golo Kante (Mali) y Blaise Matuidi (Angola), así como Steven Nzonzi (Congo), Corentin Tolisso (Togo), Prensel Kimpembe (Congo), Adil Rami (Marruecos), Nabil Fekir (Argelia), Djibril Sidibé (Mali) y Benjamin Mendy (Senegal).