EFE.- Confiesa que la limpieza absoluta en el deporte «es una utopía» por ahora, pero sigue confiando en el esfuerzo cotidiano de la oficina que dirige desde 2010: la regional para Latinoamérica y Caribe de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA).

Es la exatleta uruguaya María José Pesce, licenciada en Educación Física y Relaciones Internacionales que, en entrevista con Efe en su despacho del World Trade Center de Montevideo, desgrana asuntos como los nuevos tiempos de la AMA, los retos en la región o el controvertido caso de la mediofondista sudafricana Caster Semenya.

PREGUNTA: ¿Cuáles son los proyectos en los que trabaja ahora en la región?

RESPUESTA: Hace años que venimos trabajando en varios proyectos de cooperación en los 39 países de nuestra jurisdicción. El objetivo siempre a perseguir es defender el juego limpio y que los deportistas puedan competir en un campo de juego nivelado. Pareciera una utopía, pero nosotros seguimos trabajando para eso. Desde la oficina regional supervisamos y cooperamos para trabajar con los organismos nacionales en áreas como prevención, sensibilización y educación.

P: ¿Cuáles son los retos a los que se enfrenta Latinoamérica?

R: Hemos avanzado mucho, pero esta es una materia (el dopaje) que va evolucionando muy rápido y tenemos que tratar de seguir ese ritmo. Ese es uno de los mayores desafíos: hacer que la inversión sea acorde a las necesidades del desarrollo de un programa antidopaje. En América Latina tenemos países con diferentes características socioeconómicas y la inversión impacta en ese sentido. Hay países donde las urgencias son otras, y es normal. Y el deporte no es una política prioritaria a veces, y dentro del deporte el antidopaje es una porción muy pequeña.

P: ¿Qué opina del nombramiento de Witold Banka al frente de la AMA y la derrota del dominicano Marcos Díaz?

R: Ambos eran muy buenos candidatos. Teníamos el corazón puesto en América Latina por un tema de región, pero ambos son muy buenos perfiles. El presidente actual es un exdeportista y la candidata a vicepresidenta (Yang Yang) también lo es. Son jóvenes, con ganas de trabajar y avanzar. Eso es un buen síntoma en el sistema.

P: ¿Es importante la presencia de jóvenes y exdeportistas?

R: Es una característica que ayuda mejor a comprender el sistema. No es lo único. Hay que tener otras también, que tienen que ver con el liderazgo, la gestión, la capacidad de empatizar con lo que está pasando en el mundo en general, no solo en la región. Pero el deporte, al haberlo practicado, hace que uno vaya construyendo y teniendo esos valores que luego en la vida adulta aplica en el trabajo global.

P: Solo hay tres laboratorios en América Latina: La Habana, Río de Janeiro y México. ¿Para cuándo alguno más?

R: Tenemos el de Colombia, que fue acreditado y ahora está en camino de la reacreditación. Los laboratorios son una inversión muy importante. Teníamos un candidato, Chile; ya no está más, porque los gobiernos deciden no invertir en eso. Es respetable, es una inversión importante. Y nosotros seguimos queriendo laboratorios de calidad.

Un presupuesto «irrisorio» para tanto frente abierto

P: ¿Cómo ve los próximos acontecimientos deportivos en la región: Copa América y Juegos Panamericanos?

R: Con mucha alegría. Es una fiesta del deporte. La Copa América, para mí, siendo uruguaya, acá el fútbol es una religión, siguiendo muy de cerca como una ciudadana más. Y los Panamericanos también una gran fiesta del deporte, con gran expectativa. Se está trabajando muchísimo en la elaboración de un plan de control previo, pero sobre todo en un plan de educación. Tenemos varios programas en línea: uno para atletas, otro para entrenadores y otro para médicos, en inglés y español, para que lleguen con una formación previa, que eviten los dopajes inadvertidos.

P: ¿Por qué las muestras de los Panamericanos van a Montreal y no a otro laboratorio más cercano?

R: Eso es decisión del Comité Organizador de los Juegos. Tiene libertad para elegir cualquiera de los acreditados en el mundo, unos 30. Nada exige en el código que vayan a uno u otro.

P: El fútbol y otros deportes superprofesionalizados, ¿están fuera de la ley?

R: En general, en el mundo no. Si mencionas la NBA, sí, es una liga privada. A las ligas privadas no tenemos acceso, pero el fútbol de la FIFA, la Conmebol, la Concacaf, sí, están regulados por el Código Mundial Antidopaje.

P: ¿Por qué hay deportes más estigmatizados que otros?

R: Son perspectivas. Cada uno tiene derecho a pensar y sentir lo que le parezca de cada deporte. Lo que sí puedo asegurar es que nosotros hacemos el control en todos los deportes por igual y controlamos a todas las federaciones por igual.

P: ¿La lucha contra el dopaje es una cuestión de dinero?

R: Es una combinación. Es una cuestión de recurso financiero y de recurso humano, de capacitación y querer hacer las cosas bien. A veces hay mucho dinero y realmente las cosas no se hacen como se debieran hacer.

P: ¿Es suficiente el presupuesto anual de AMA (30 millones de dólares)?

R: Es muy poco para llevar adelante nuestra tarea. Son 205 países y pensar que solo tenemos 30 millones es irrisorio a veces. Estiramos recursos lo más que podemos y nuestras cuentas son transparentes, pero el dinero es limitado.

Medicamentos vs. sustancias prohibidas

P: ¿Cuáles son los criterios para incluir un producto en la lista de prohibiciones?

R: Eso lo estudia un comité de expertos, que se reúne 3 veces por año y en octubre publica la que entrará en vigor el 1 de enero del año siguiente. Hay sustancias prohibidas siempre, otras solo en competición y otras monitoreadas que los expertos determinan si tienen que ser prohibidas o no. Cuando una cumple dos de estas tres condiciones (mejora el rendimiento deportivo, es perjudicial para la salud y viola el espíritu deportivo) entra en la lista.

P: ¿Cuál es el límite entre la prescripción autorizada de un medicamento y el dopaje?

R: Para eso existen los comités de AUT, Autorización de Uso Terapéutico. El deportista, cuando tiene un problema de salud, tiene que consultar a un médico y decir que es deportista y no puede tomar de la lista prohibida. Si el médico considera que no hay tratamiento alternativo y está en la lista de sustancias prohibidas, por motivos de salud se hace el procedimiento de AUT.

P: ¿No hay resquicio para la picaresca?

R: Eso iría contra todos los criterios éticos del médico.

Con voz de mujer

P: No es de la región, pero tengo que preguntarle por el caso de la sudafricana Caster Semenya. Como exatleta, como mujer, como integrante de la AMA, ¿cuál es su opinión al respecto?

R: Es un caso muy emblemático y marca una lucha diferente o que va más allá de lo que tiene que ver con el tema de las sustancias prohibidas y los niveles hormonales o no. Como AMA, respetamos cualquier decisión del TAS, pero también como mujer y como deportista, entiendo que es un tema sumamente sensible. He leído las declaraciones de la deportista y lleva adelante su lucha de una manera digna y en eso tiene todo mi respeto.

P: ¿No es una doble discriminación? ¿Se piensa desde ahora en la inclusión de personas intersexuales?

R: Esa respuesta la dejo para expertos. Lo que siempre se trata de proteger es el derecho de los deportistas a competir en un juego limpio. Y cuando se entiende que ese derecho es vulnerado, bien sea artificial, si la persona tomó algo de la lista prohibida para mejorar su rendimiento, o de una manera natural, debemos tratar de proteger al deportista y que la competencia sea lo más nivelada posible. Las otras connotaciones tienen que ver con la subjetividad del caso. Es la primera vez que se da una situación de este tipo y queda abierto a discusión.

P: ¿Cómo valora la situación actual de la mujer en el deporte, tanto en competición como en gestión?

R: Veo cada vez más su inclusión. Pero no tiene que ver con ser hombre o ser mujer, sino que poder demostrar la capacidad en cualquier cargo está muy bien. Creo que esa es la igualdad: la igualdad de posibilidades al acceso. En América Latina es difícil; más que con el género tiene que ver con las clases sociales. Las más privilegiadas tienen mejor acceso al deporte y creo que últimamente se está visualizando más la importancia de la práctica deportiva a cualquier nivel. Es un factor de inclusión social muy importante y transmisión de valores únicos.

P: ¿Qué piensa de la creación de un código interno a raíz de las denuncias de acoso?

R: Habrá que estudiarlo. Estamos en revisión de la gobernabilidad de la AMA. No solamente la creación de nuevos documentos, sino la revisión de los que ya están. Eso es un buen síntoma, algo muy sano en una organización, algo vivo que va actualizándose según avanza la sociedad.

P: ¿Cuál es el balance de estos 9 años?

R: Pasaron muy rápido. Me parece increíble. Ha sido una buena experiencia. La gratificación está en ver cómo avanzan las cosas. Y otra: el vínculo con la gente honoraria, que no tiene un sueldo por hacer su tarea y eso marca el amor al deporte, a los jóvenes que practican deporte. Busco la inspiración en esa gente que se levanta todos los días y cree que esto es posible.

P: Para concluir, ¿deporte y dopaje están lamentablemente condenados a convivir?

R: Sí, sí, tenemos que trabajar. Van juntos y, más que decir deporte y dopaje, diría deporte y juego limpio. Debemos trabajar para que el deporte aspire a ser cien por ciento limpio. Es una utopía, es verdad, pero tenemos que pensar que se puede y debemos trabajar para aquellos jóvenes que practican deporte, para que cuando estén en la línea de largada sepan que quien está al lado les ganó porque se entrenó más o porque es mejor realmente, pero no porque tomó algo para hacer trampa. No podemos bajar los brazos.