Julio César Chávez, biografía del mejor boxeador de México

Box y Lucha Portada

Durante cerca de 25 años, Julio César Chávez reinó los cuadriláteros a nivel mundial, convirtiéndose en un ícono del boxeo en las décadas de 1980 y 1990. El nacido en Ciudad Obregón, Sonora el 12 de julio de 1962, es considerado el mejor pugilista en México.

Su carrera plagada de combates memorables, épicas victorias y tres títulos en igual número de categorías distintas (Superpluma, Ligero y Superligero) lo llevaron a ser incluido en el Salón de la Fama Internacional de Boxeo en la edición de 2011.

Fue un 2 de mayo de 1980 cuando Julio César Chávez González debutó como boxeador profesional en un combate frente al mexicano Andrés Félix, al que derrotó por nocaut en el sexto round.

Así inició una leyenda que se convertiría en muy poco tiempo en ídolo de todos los tiempos en tierras aztecas. En 1984 se convirtió en monarca Superpluma del Consejo Mundial de Boxeo al vencer por nocaut a Mario Martínez en el sexto round.

Tres años después volvió a ganar por la misma vía a Edwin Rosario, en el round 11, para ganar el cinturón de los pesos ligeros. Uno de los combates más memorables de Julio César fue aquel disputado frente al estadounidense Meldrick Taylor el 17 de marzo de 1990 en Las Vegas, Nevada.

Faltando 12 segundos para la finalización de la pelea, que el mexicano perdía claramente por puntos (las tarjetas favorecían a Randall: 107-102, 104-105 y 108-102), JC noqueó a Taylor con un derechazo letal en su mandíbula que lo llevó sin remedio a la lona. Ese día Chávez acrecentó su leyenda.

Otra de las peleas memorables del César del boxeo fue cuando enfrentó al boricua Héctor el Macho Camacho el 12 de septiembre 1992 en Las Vegas. Los dos grandes ídolos pugilísticos de sus países se enfrentaron para dar una exhibición de coraje y valentía. Chávez terminó ganando por decisión unánime y Camacho buscó la revancha, sin embargo, ésta nunca llegó.

En este recuento de la vida de JC Chávez, no se puede olvidar la noche en que enfrentó al estadounidense Greg Haugen el 20 de febrero de 1993, teniendo como escenario un imponente Estadio Azteca que albergó a cerca de 130 mil almas que acudieron a apoyar al mexicano.

Tras recibir duras críticas por parte de su retador, Chávez subió al cuadrilátero con un solo objetivo en mente: derrotar de manera categórica a quien dijo de él que solo había peleado contra taxistas.

El mexicano venció por KO en el quinto round. En cada combate, Chávez lograba imponer su peculiar estilo: juego rápido de piernas, valentía para ir al frente, una pegada letal que hacía temblar al oponente, una mandíbula de acero que difícilmente se quebraba y, sobre todo, un orgullo feroz para salir adelante en cada pelea.

Tiene el récord de haber llegado a los 100 combates con solo dos derrotas a cuestas: frente a Frankie Randall en 1994, la primera de ellas, y Óscar de la Hoya en 1996, en un combate donde Julio fue superado por un peleador mucho más joven que él.

Su fama e impacto mediático fueron enormes: a lo largo de su exitosa carrera el rey del boxeo se relacionó con políticos e incluso capos del narcotráfico, además también lidió con situaciones de alcoholismo y drogas.

El César del boxeo se retiró en 2005 con un récord complicado de igualar: 107-6-2. Sus primeras 23 victorias fueron por la vía del KO, lo que demuestra el enorme poder que el nacido en Ciudad Obregón poseía.

Como muestra de su legado e importancia a nivel social y deportivo, la vida del boxeador fue llevada a la pantalla chica en la serie El César y al séptimo arte con la película biográfica J.C. Chávez, dirigida por el actor mexicano Diego Luna.

TÍTULOS DEL CÉSAR DEL BOXEO

Campeón mundial de peso superpluma del CMB

Campeón mundial de peso ligero de la AMB

Campeón mundial de peso ligero del CMB

Campeón mundial de peso superligero del CMB

Campeón mundial de peso superligero de la FIB​ ​ ​