Redacción
Foto: Twitter

Jordan Chiles fue parte del equipo de Estados Unidos que ganó la medalla de plata en gimnasia este martes en los Juegos Olímpicos de Tokio y a pesar de que los reflectores se los llevó Simone Biles por su abandono de la competencia debido a ataques de ansiedad y problemas mentales, hay una historia aún más increíble.

La protagoniza Jordan Chiles, una de las chicas norteamericanas que estuvo en competencia y que gracias a su participación en los JJ. OO. ayudó a que su madre estuviera un día más en libertad.

Resulta que Gina Chiles, madre de la gimnasta, está sentenciada a 1 año y 1 día en la cárcel, misma que tenía que empezar a cumplir este martes sin embargo, el gobierno de Estados Unidos le otorgó un día más en libertad para que pudiera ver a su hija competir en Tokio.

Gina trabajaba para Vision Property Management, una agencia inmobiliaria en la que a través de sus servicios defraudó a varias personas, desviando recursos a cuentas personales. La cifra pasa el millón y medio de dólares, los cuales usó para temas personales.

Chiles estuvo cometiendo actos ilicitos entre 2014 y 2016. Su modus operandi era a través de propuestas a clientes para obtener dinero de ellos. Ellos daban ingresos en cuentas bancarias destinados, según decía Chiles, a pagar facturas y obras de mejora y renovación de bienes inmuebles en los que supuestamente invertían, situación que nunca pasó y el dinero jamás se vio reflejado.

Por ley, la pena que debería pagar la señora Chiles era de 20 años, sin embargo al declararse culpable, el gobierno la sentenció solo a 366 días y una multa de 1.2 millones de dólares.