Redacción RK

Julio César Chávez aseguró que el enfrentamiento ante Héctor «Macho» Camacho Jr. conlleva un gran riesgo para él debido al injerto que tiene en la nariz, aunque señaló que si muere sobre el ring será un colofón ideal para su vida.  Desde años atrás la Leyenda del Boxeo sufre problemas con dicho miembro e incluso ya se lo habían reconstruido, por lo que en caso de recibir un mal golpe podría sufrir problemas mayúsculos, algo que tiene bien presente. 

«Va a pasar lo que Dios quiera, pero no voy a hacer quedar mal a nadie de los que vayan al Estadio Jalisco, voy a hacer una exhibición del agrado de toda la gente y si tengo que morirme arriba del ring, pues que a toda madre», comentó a TUDN.

«He sentido un poco de temor hacia mi mismo, sé del peligro que corro, es una exhibición, pero mi nariz, con un mal golpe me puede venir un derrame cerebral, debo de tener mucho cuidado, pero ya la acepté, ya estoy hasta el cuello, pero ahora debo sacar lo mucho o lo poquito que me queda del gran campeón mexicano», abundó.

El fin de semana, Chávez y Camacho Jr. tuvieron una conferencia de prensa que acabó muy caliente y en la que hubo algunos empujones y amenazas, debido a que el estadounidense prometió que vengaría la derrota de su padre a manos del César del Boxeo ocurrida en 1992. 

Chávez y Camacho Jr. se encontrarán el sábado 19 de junio en el Estadio Jalisco, en lo que será su última pelea de exhibición.