A nueve meses de la repentina muerte del futbolista Davide Astori, del Fiorentina y de la Selección Italiana, la Fiscalía de Florencia envió una notificación de imputación a dos médicos italianos investigados por posible homicidio involuntario del jugador acaecido el 4 de marzo pasado.

Astori falleció por un paro cardiaco en un hotel de Udine (norte) durante la concentración de su equipo previo al partido de la Liga italiana ante el Udinese en el estadio Dacia Arena.

La acusación contra ambos facultativos que trabajan en clínicas de Florencia y Cagliari, se basa en la sospecha de haber otorgado certificados médicos para que Astori pudiera militar en la Serie A, y haber pasado por alto alguna deficiencia cardiaca, ya que su muerte ocurrió cuando se espaciaron demasiado los latidos de su corazón mientras dormía, según indicó la autopsia.

El defensa murió a los 31 años tras jugar con Cagliari (2008-2014), la Roma (2014-2015) y Fiorentina (2015-2018), además de 14 partidos con la Selección Italiana.