Michael Beasley, jugador de los Lakers, protagonizó un acontecimiento chusco durante el partido entre su equipo y el Thunder de la noche del jueves, pues estaba a punto de ingresar a la cancha sin darse cuenta que no traía puesto el short de juego. 

Beasley portaba el pantaloncillo de entrenamiento, por lo que, justo cuando iba a ingresar a la cancha tuvo que regresar al vestidor para cambiarse el short. 

Solo pudo competir nueve minutos y en ellos registró cinco puntos, dos asistencias, dos rebotes y un robo. El suceso evidentemente causó un sin número de burlas para el basquetbolista y su equipo. 

Los Angeles Lakers se impuso 138-128 al Oklahoma City Thunder, una victoria importante para el cuadro angelino que no cuenta con LeBron James, quien se encuentra recuperándose de una lesión en la ingle izquierda.