Redacción

Foto: Daniel Peña

Mónica Huerta, abogada penalista que lleva el caso del asesinato de los canes rescatistas; Athos y Tango, declara inconformidad ante la resolución de la primera audiencia con el imputado.

Afirmó Mónica Huerta, solo se acreditaron dos vínculos a lo que la Juez definió que el imputado enfrente su proceso en libertad debido a que tiene domicilio en Querétaro.

Las medidas cautelares que fueron impuestas por el juez al imputado, son vigilancia y prohibición de acercarse al domicilio del propietario de Athos y Tango y ante ello, buscarán se le vincule a otros delitos y para ello acudirán a una instancia federal.

«La juez Jazmín Marisela Huerta, consideró como no graves dos delitos, por los que alcanzaría 14 años de prisión. El hombre se entregó a la fiscalía, no lo detuvieron y fue así como se le trasladó al Cereso, donde estuvo 24 horas hasta que fue liberado sin brazalete electrónico, sólo bajo la promesa de que no se acercara a testigos y víctimas, que además son sus vecinos», dijo la abigada Mónica Huerta.

Además explicó, “Por ello, se impugnará la medida establecida, ya que además de Athos y Tango, otro perrito estuvo muy grave porque ingirió parte del alimento envenenado. Pero también su entrenador Edgar Martínez resultó envenenado al darle RCP a Athos y Tango».