Varios aficionados se sorprendieron cuando al ingresar al Estadio Azteca para ver el juego de despedida de la Selección Mexicana ante Escocia tuvieron que deshacerse de sus máscaras o sus sombreros por orden de la policía.

Los seguidores del Tri llegaban hasta la penúltima revisión de seguridad cuando los policías les decían que por “motivos de seguridad” no podían ingresar con ninguno de estos objetos y argumentaban que así eran las indicaciones de la administración del estadio.

“Es la esencia del mexicano, no manches”, le dijo un seguidor con playera blanca del