Homenaje al Príncipe en el Palacio de Bellas Artes

Portada Todo Menos Deporte

Los restos del cantante José José, fallecido el pasado 28 de septiembre, llegaron a la Ciudad de México alrededor de las 8:20 horas de este miércoles 9 de octubre, procedente de Miami, Florida.

La primera esposa de José José, Anel Noreña, acudió al ex hangar Presidencial del Aeropuerto Internacional Benito Juárez de la Ciudad de México para recibir a sus hijos Marysol y José Joel Sosa.

A su llegada, Anel se acercó a recibir y abrazar a sus hijos, quienes agradecieron el apoyo de las autoridades de México y de Miami, Florida, así como de los medios de comunicación, luego de las tensiones familiares que se vivieron para traer las cenizas de su padre al país.

“Gracias por estar reunidos con nosotros, es un día muy bello, agradecemos a la jefa de Gobierno, a la Secretaría de la Defensa Nacional, al Secretario de Relaciones Exteriores, al Consulado de México en Miami, a los medios por acompañarnos en esta travesía. Gracias amigos, familia, porque hoy celebramos a mi padre”, dijo.

Desde horas antes de que se abrieran las puertas, los admiradores esperaban pacientes por su ídolo entonando sus canciones con rosas rojas, discos y fotografías del astro en la mano.

El homenaje inició en punto de las 10:00 horas en Bellas Artes en donde participan el Cuarteto Saloma, la Orquesta Sinfónica Nacional, el Ensamble de la Escuela del Mariachi Ollin Yoliztli, el Trío Cenzontle y el Mariachi y Coro del Ballet Folklórico de México.

A las 13:00 horas concluirá el evento y sus restos serán trasladados a la Basílica de Guadalupe en donde se ofrecerá una misa una hora después. En el trayecto pasarán por Parque la China en la colonia Clavería, Azcapotzalco, en donde vivió.

Finalmente, sus cenizas serán llevadas al Panteón Francés en donde será sepultado junto a su madre Margarita Ortiz, quien falleció en enero del 2004. Ahí sus familiares se podrán despedir de él.

Ayer por la tarde los restos del “Príncipe de la Canción” fueron incinerados en Miami. La funeraria entregó las cenizas directamente a sus hijos para que no hubiera lugar a ninguna especulación.