Redacción RK

La atleta neozelandesa Laurel Hubbard participará en los Juegos Olímpicos de Tokio y se convertirá en la primera transexual en competir en la máxima cita olímpica, conforme a la lista publicada este sábado por la Federación Internacional de Halterofilia, lo que hace de este hecho algo histórico para la humanidad.

Hubbard, de 43 años, aparece en la séptima posición en la categoría +87 kilos y es además la primera haltera de Oceanía en la lista final.

La relación final de clasificados para los Juegos viene precedida de una serie de cambios en el sistema de selección aprobados en mayo por el Comité Olímpico Internacional (COI) debido a la imposibilidad de celebrar varios campeonatos a raíz de la pandemia de la covid-19. Obtienen plaza olímpica los ocho primeros del ránking de cada peso, más los mejores de cada continente.

Hubbard, que practica este deporte desde muy temprana edad y sufrió una importante lesión de codo en 2018, comenzó en en año 2012 su proceso de reasignación de sexo y en 2017 se proclamó vencedora del Open Internacional de Australia, celebrado en Melbourne.

El mejor registro total de Hubbard en la clasificación es de 285 kilos, lo que la coloca entre las olímpicas más destacadas y con posibilidades de colgarse una medalla en la capital japonesa.

En 2015 el COI publicó unas nuevas pautas que dan lugar para que cualquier atleta transgénero pueda competir como mujer siempre y cuando sus niveles de testosterona estén por debajo de 10 nanomoles por litro durante al menos 12 meses antes de su primera competición.